Pagar y cobrar deudas entre empresas con problemas de liquidez

Si los problemas de liquidez de tu empresa van más allá de la solución que te puede ofrecer pedir un crédito rápido o conseguir financiación por parte de una entidad bancaria y si tu auténtica dificultad para cumplir con tus obligaciones de pago obedece a que a ti tampoco te pagan, quizá te puedan interesar las posibilidades que te ofrece la compensación de deudas.

Problemas de Liquidez

La compensación de deudas es un procedimiento legal a todos los efectos, regulado por el Código Civil, y que consiste básicamente en que una empresa deudora y acreedora al mismo tiempo pueda pagar con lo que a su vez le deben, con lo que se elimina el problema de la falta de liquidez como principal obstáculo, porque en ningún momento hay movimiento directo de dinero. Se trata así de una fórmula amistosa que permite eludir la vía judicial, con todo lo que ello implica en tiempo y recursos, y que permite pagar y cobrar facturas vencidas entre empresas con problemas de liquidez para combatir el efecto contagio de la morosidad.

El único requisito para poder realizar una compensación de deudas es ser una empresa con deudas pendientes tanto de cobro como de pago y mediante este procedimiento se puede llegar a cancelar totalmente una deuda o reducirla al mínimo posible. Para facilitar el acceso a las empresas a esta solución financiera en general bastante desconocida y de cara a exprimir todo su potencial para realmente combatir la morosidad empresarial, en España ha empezado a operar una plataforma online (Deudae) que presta este servicio a nivel multilateral.

Deudae y la compensación de deudas

DeudadeEl procedimiento más simple de la compensación de deudas sería entre dos empresas que se debieran mutuamente dinero a raíz de sus relaciones comerciales. En este caso, ambas empresas podrían compensar directamente sus impagos. Sin embargo, el problema de la morosidad entre empresas va mucho más allá de un problema puntual entre dos empresas: una empresa no paga a otra, esa otra a su vez se queda con las manos atadas para cumplir con sus obligaciones con otras dos empresas y así sucesivamente se produce el efecto contagio.

En este sentido, Deudae ofrece un servicio de compensación de deudas bastante novedoso y que se presta totalmente online para mayor comodidad. El procedimiento es bastante sencillo para las empresas interesadas en compensar sus deudas, ya que una vez se den de alta sin coste en la plataforma y registren sus facturas vencidas pendientes de pago y de cobro, pueden desentenderse del procedimiento hasta que se produzcan resultados.

El servicio es especialmente interesante porque además está completamente orientado a resultados. Es decir, una empresa solo tendrá que pagar una comisión a Deudae si efectivamente consigue compensar sus deudas y esta comisión, del 3%, será siempre proporcional al importe que se haya conseguido compensar gracias a la intermediación de la plataforma. Si no hay compensación, no habrá que pagar nada, por lo que no se pierde.

Para ofrecer este servicio multilateral de compensación de deudas, Deudae cuenta con un algoritmo matemático, desarrollado específicamente por la UNED, que se encarga de cruzar toda la información de las facturas registradas por las empresas para detectar todas las posibles cadenas de deuda. A partir de ahí, la plataforma se encarga de intermediar con las empresas para promover el mayor volumen de compensaciones de deuda que sea posible. Si estas interesado en la compensación de deudas y quieres saber más sobre el servicio que ofrece Deudae puedes encontrar más información aquí.

Mediante la compensación de deudas una empresa puede llegar a cancelar todas sus deudas y sanear completamente su balance o reducir sus impagos al mínimo posible. Una vez realizada con éxito la operación, Deudae se encarga asimismo de emitir el correspondiente certificado oficial para acreditar que dicha compensación de deuda se ha hecho efectiva y tiene validez legal a todos los efectos.

Ahora bien si lo que necesitas es una pequeña cantidad de dinero, la solución es Vivus y sus 300 euros sin intereses

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *